Ozan-Aguirre se llevan el título y el liderato de Acapulco

Los argentinos Cristian Ozan y Leonel Aguirre necesitaron más de dos horas y 3 sets para batir a Luciano Soliverez y Yain Melgrati por 6/3, 6/7 y 6/4 y consagrarse campeones del Acapulco Master, título que les permite asaltar la primera posición del ranking continental.

La vida te da revancha, revancha te da la vida. Y si había alguien que se la merecía era el puntano Cristian Ozan, quien luego del accidente tras la rotura del cristal en el primer Master de la temporada en Mérida, tuvo una asombrosa recuperación y llegó de la mejor manera a tierras acapulqueñas, repleto de ganas y ambiciones.

Así lo manifestó en el primer parcial de la gran definición en el día de la fecha. Comienzo abrumador con un tempranero quiebre para apoderse el primer parcial por 6-3 ante unos Soliverez-Melgratti, que parecían disminuidos fisícamente, luego de la batalla que tuvieron en semifinales, sumado a malestar estomacal y calambres durante gran parte de la semana.

En el segundo parcial fue cuando se armó verdaderamente el partido. La paridad se hizo presente a tal punto que se necesitó un tie break para decidir al ganador. Aguirre y Ozan llegaron mermados psicológicamente a esta muerte súbita tras desperdiciar una bola de campeonato en el 5-4 con su servicio. Con un gran despliegue físico y batallando sin darse por vencidos, el experimentado Soliverez y el corpulento chaqueño igualaron el marcador.

De ahí en más comenzaba un nuevo partido. La final se definía en un solo set y quienes parecían llegar en mejores condiciones a esta instancia eran Soliverez y Melgrati. Sin embargo, nunca llegaron a demostrarlo en el marcador y cuando promediaba el set se produjo el "mágico" despertar de Ozan, que se mostró más activo, gritando y alentando a su compañero.

Esa actitud y esas ganas, fueron claves para lograr el único break en el noveno juego al saque de Melgrati. Faltaba sellar esa reacción con su saque en el décimo y no les tembló el pulso para ganar y celebrar su primer título en la era APT, un Master que guardarán entre sus mejores recuerdos y que les permite llegar a la cima del ranking continental igualados con los brasileños Julianoti-Flores.

Acapulco ya es historia. Una semana de ensueño, en un lugar paradisíaco, con espectadores de lujo como los Wawrinka o Zverev, y la mejor noticia de todas... que el pádel regresó a su lugar de origen para quedarse.